2013/11/28

[IRITZIA] “¿Y después del 25 de noviembre qué?”

L@s concejales de Bildu Iruñea han escrito un artículo de opinión al hilo del Día Internacional Contra la Violencia de Género del 25 de noviembre. L@s ediles señalan que para evitar situaciones de violencia de género la educación y la prevención son clave, y en ese sentido, subrayan la necesidad de que las instituciones, también el Ayuntamiento de Iruñea, pongan en marcha recursos concretos y trabajen en esta materia durante todo el año.


El 25 de noviembre se celebra el Día Internacional Contra la Violencia de Género y lo que ocurre en los días previos y posteriores a estos días marcados en el calendario, es que nos encontramos con un aluvión de noticias relacionadas con el tema.

Desde el Ayuntamiento de Pamplona también se han realizado unas cuantas actividades interesantes para la ocasión. Durante unos días los medios de comunicación se hacen eco de lo organizado por parte de las instituciones e informan de la lacra social y de la verdadera realidad. Pero una vez pasado el día, las agresiones se siguen sufriendo mayoritariamente en silencio, y volverán a ser noticia cuando la mujer reciba una paliza o cuando ya sea demasiado tarde y haya sido asesinada.

Ante estos hechos queremos mostrar nuestra preocupación porque la violencia sexista y los malos tratos ocurren a diario, y por parte del Ayuntamiento de Pamplona la realidad del día a día se invisibiliza en gran parte. En el pleno del Ayuntamiento de Pamplona aprobamos una declaración institucional mostrando nuestra repulsa ante la violencia hacia las mujeres y su solidaridad con las victimas, ¿quién no esta en contra de esto? La aprobación fue por unanimidad. Ante meras declaraciones consensuar acuerdo es sencillo.

En la misma declaración se destaca «la obligación, por parte de las entidades, de trabajar y poner los medios necesarios con los que cuentan para seguir implantando medidas preventivas y de atención de esta violencia…» y es, aquí, donde está nuestra diferencia con el equipo de gobierno. Discrepamos a la hora de adquirir compromisos para erradicar esta lacra social, y los compromisos de Bildu son totalmente distintos a los gestos que realiza UPN.

Desde Bildu queremos destacar que la actuación del ayuntamiento en este ámbito es, por ahora, insuficiente para luchar con la violencia de género. Siendo la violencia sexista la consecuencia directa de la sociedad patriarcal en la que vivimos, mientras no se vaya al fondo del problema y se busquen soluciones globales, trabajando desde todos los ámbitos, todos los pasos que se vayan dando serán insuficientes. Es necesaria una reeducación de la sociedad en busca de la paridad entre hombres y mujeres y, para ello, es necesario la adopción de verdaderos compromisos materializándolos en medidas concretas.

Esta es nuestra diferencia con UPN, diferencia que se ha podido comprobar en mociones que pedían esa materialización y que UPN ha votado en contra. Mociones como la presentada por Bildu que exigía la denuncia pública de todos los casos de violencia sexista que se denuncien en nuestra ciudad (siempre que haya consentimiento por parte de la victima), o el protocolo para la prevención de agresiones sexistas presentado en pleno por Gora Iruñea y la Plataforma de mujeres contra de la violencia sexista.

Según los estudios presentados en 2013, las denuncias por violencia de género recogidas han disminuido. Estos datos no son alentadores ya que la razón de esta disminución se debe sobre todo a la crisis, ya que la actual situación económica genera más dependencia económica y la imposibilidad de tener un trabajo remunerado frenan las denuncias. Este es el diagnostico al que tenemos que hacer frente.

En este sentido incluso la directora del INAFI asumía que era necesario dar autonomía a las mujeres a través de la reinserción laboral, y sin embargo, las medidas presentadas no van en este camino. Un claro ejemplo de ello, son los presupuestos municipales presentados por UPN, que no aportan ningún aumento económico que recoja actuaciones o planes que permitan impulsar medidas laborales para facilitar la introducción de las mujeres al mercado laboral.

La política de UPN, en el ámbito de la mujer, es la misma que usa en la mayoría de ámbitos que se refieren a la ciudadanía, ya que se basan en medidas asistenciales, y son incapaces de buscar soluciones para erradicar los problemas. En este caso las actuaciones de UPN, una vez más, no son más que meros parches.

La educación y la prevención son pilares fundamentales para responder a este problema, pero estos pilares son tan básicos que no se pueden reducir a dos o tres semanas al año. Este es un trabajo que requiere continuidad y se debe desarrollar en el día a día, ya que es la única manera de hacer pedagogía. Las mujeres son violadas, golpeadas, humilladas y asesinadas, ocurre todos los días del año, y mucho de este sufrimiento se lleva en silencio porque nunca se llega a denunciar.

Por todo ello, queremos destacar la responsabilidad que deben asumir las instituciones, responsabilidad que debe ir más allá de declaraciones, de meros días señalados. Responsabilidad que se debe materializar en acciones concretas y compromisos reales cuyo objetivo sea el cambio de la actual sociedad machista que origina las desigualdades entre mujeres y hombres. Actuaciones que vayan en camino de lograr una sociedad donde los derechos de las mujeres sean una realidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada