2013/10/29

Opinión: "Las Cocinas Públicas Hospitalarias, hoy privadas"

Sira Garcia Garcia

Es otra parcela entre tantas donde poco a poco nos van imponiendo el cambio de Público a privado.

Hoy puede parecer todo superado, pues ¡no!, ni mucho menos: El horario de las comidas no está ajustado, más bien llega tarde que temprano. La comida, si bien se escucha bajito: “algo ha mejorado, aunque ayer me trajeron una manzana asada todavía congelada y a mi vecina, le trajeron un pescado que hemos tenido el olor..., bueno aún está en el aire”. Si quieres saber no tienes más que poner oreja y escuchar.



Hay gente que podría contar mucho, no hay valentía (perdonarme, lo siento). Yo he escuchado muchas cosas y además negativas del funcionamiento de las cocinas hoy; el descontento en el personal parece ser general, también en encargados y en responsables directos. ¿Existen todavía derechos laborales y sociales? -Sí, ¿podemos y debemos ejercerlos y reclamarlos? –Sí. Sí y además tenemos el deber de preservarlos para nuestros herederos sociales.

El problema de las competencias de trabajo está sin solucionar, a no ser que se pueda entender que los trabajadores de la Administración nos debamos a la empresa privada y sea competencia nuestra echarles una mano para que así los beneficios perseguidos les sea más fácil alcanzar. (Mi recuerdo cariñoso y solidario para lo@s compañer@s expedientad@s). ¡Ah!. No seamos nuestros propios verdugos.

Primero, era, que eran los comienzos como siempre “un poco caóticos” (si no se analizan y preparan seguro), luego era el boicot (yo diría paranoia de ellos) ejercido por no se que personajes siniestros; también se habló de problemas informáticos (y ¿si hubiesen estado ya probadas o aplicadas?), ... ahora todo el problema es de los carros, ¡malditos carros!. ¿Sabes?, han dicho que los van a cambiar para final de año. Piensa, piensa llevamos ya un año con esta pesadilla y no tiene visos de solución. Creo que mejor es no dormirnos, andar despiertas y no dejar que sigan haciendo de las suyas. Somos muchas, como dice aquel: “vamos a juntarnos”. Hasta siempre en el camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada