2013/06/20

Sí se puede crear 28.189 puestos de trabajo

La política de empleo de UPN ha llevado a Navarra al desastre. La propuesta de LAB para crear 28.189 puestos de trabajo demuestra que sí hay alternativa.
 

La política de empleo en Navarra se ha basado en el reparto de dinero público entre Patronal, UGT y CCOO mediante planes de empleo sin objetivos y sin resultados concretos. La propia Cámara de Comptos emitió un informe donde consideraba irregular que los mismos que forman parte de la Dirección del Servicio Navarro de Empleo sean los máximos beneficiarios de las subvenciones de dicho organismo público. Mientras tanto, los datos de paro alcanzan cotas históricas. Resulta evidente la necesidad de implementar una nueva política de empleo, ese debería de ser el objetivo de la Mesa de Empleo constituida en el Parlamento. En cambio, el Gobierno de UPN prefiere aferrarse a la vieja: mientras la Mesa de Empleo debatía sobre las medidas a implementar, el Gobierno de UPN decidió repartir, el pasado mes de mayo, 42,5 millones de euros entre Patronal, UGT y CCOO en base a la prórroga del IV Plan de Empleo.
La Mesa por el Empleo ha fracasado porque UPN y PSN han decidido mantener la nefasta política de empleo que hemos conocido en Navarra, basada en Planes de empleo sin eficacia. LAB quiere resaltar que sí hay alternativas para crear empleo y así lo expresó en la Mesa por el Empleo. En concreto, con cinco medidas se podrían crear 28.189 puestos de trabajo y en Navarra existe la riqueza suficiente para financiarlos (ver cuadro inferior). Hoy, delegados y delegadas del sindicato LAB han posado tras la esa cifra de "28.189" para defender las medidas que realmente pueden crear empleo en Navarra, tras una Asamblea celebrada en los Cines Carlos III.

Jornada semanal de 35 horas
Como se puede observar, la mitad de los puestos de trabajo se crearía con la jornada semanal de 35 horas. La reducción de la jornada no supondría una reducción de salario, sino que tendría que ser financiada por la Patronal y por el Gobierno. Hay que tener en cuenta que en once años, el reparto del PIB entre empresarios y asalariados ha dado un vuelco espectacular: los salarios han decrecido del 47% del año 2000 al 42,9% del 2011, mientras que el trozo de tarta de los empresarios se ha incrementado del 43% del 2000 al 47,7% del 2011. Si se mantuvieran los porcentajes del año 2000, la Patronal debería devolver 823 millones de euros anuales, lo que supone 2,5 veces más que el coste de la implantación de las 35 horas. Evidentemente, el reparto de este botín entre las empresas ha sido desigual, por lo que habría que estimar qué empresas tienen capacidad para asumir el coste de las 35 horas y qué empresas necesitarían una subvención pública. Para implementar las 35 horas por ley, Navarra debería reclamar una capacidad legislativa que hoy no tiene. Pero a su vez, el Gobierno puede y debe implementarla directamente en las empresas públicas y en las subcontratas, mientras que la Patronal puede y debe hacerlo mediante la negociación colectiva.
Eliminación horas extras, Jubilación a los 65, Creación empleo público
Del mismo modo, se debe reclamar el derecho a decidir en Navarra sobre las pensiones o las horas extras, mientras que se aplican medidas prácticas en la dirección adecuada. En el caso de las horas extras y peonadas, el Gobierno puede y debe hacerlo en la administración, empresas públicas y subcontratas; la Patronal puede y debe hacerlo en las empresas privadas. La última medida, la creación de empleo público, también exige ese doble trabajo de confrontación con el Gobierno español (que ha limitado la posiblidad de hacer oposiciones) e implementación de medidas que sí están en manos del Gobierno navarro. En este sentido, se deben recuperar inmediatamente los 2.400 puestos de trabajo destruidos en Sanidad y Educación, y crear otros 2.600 en servicios sociales, salud mental, residencias 3ª edad y otros ámbitos infradesarrollados. Bastaría con las partidas del TAV, Canal de Navarra y demás macroproyectos para financiar estos 5.000 puestos de trabajo. Claro que el Gobierno de Barcina camina en la dirección contraria: se obceca en construir un islote ridículo de TAV desde Castejon a Pamplona para llegar 25 minutos antes a Madrid, mientras plantea despedir masivamente a empleados públicos. También por el empleo, es imprescindible echar a este Gobierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada