2013/05/17

22 pueblos navarros se expresarán en referendum sobre la línea de alta tensión

22 pueblos navarros han hecho público que realizaán consultas populares el 16 de Junio sobre la Linea de Alta Tensión que Red Electrica Española pretende hacer pasar por sus localidades.



Un nutrido grupo de vecinos en representación de las asambleas celebradas en 20 pueblos de Navarra afectados por el proyecto de línea de alta tensión entre Itsaso y Dicastillo, han anunciado que se suman a la convocatoria de la consulta popular del domingo 16 de junio. Son un total de 22 pueblos navarros: Larraya, Undiano, Muru Astráin, Paternáin, Áriz, Iza, Ochovi, Erice, Larumbe, Sarasate, Sarasa, Arazuri, Artazcoz, Ibero, Izu, Lizasoáin, Ororbia, Olza, Cirauqui, Izkue, Astráin y Morentin. Han decidido responder afirmativamente al llamamiento realizado el pasado 7 de mayo por las asambleas de vecinos de Gabiria, Mutiloa y Zerain, al que el pasado domingo ya se sumó Dicastillo, y también se han sumado a la convocatoria de consulta popular para el domingo 16 de junio, porque estos pueblos verían "mutilado su territorio" si el proyecto sigue adelante. Consulta a la que animaron a participar a todos los vecinos para conocer de forma directa la opinión de la ciudadanía y pedir que la voluntad popular que emane de la misma sea tenida en cuenta por las instituciones competentes.

La celebración de esta consulta viene a responder a la decisión de Red Eléctrica de España S.A. de seguir adelante con la tramitación del proyecto de Línea de Alta Tensión de 400.000 voltios entre Itsaso y Dicastillo, a pesar del rechazo expreso de la práctica totalidad de los municipios afectados, y creen que ha llegado el momento de que los vecinos de los pueblos afectados den un paso adelante y tomen la palabra.
Desde que se presentó el proyecto por la puerta de atrás en pleno mes de agosto de 2011, son ya 216 Ayuntamientos y Concejos potencialmente afectados los que han aprobado una moción oponiéndose al mismo y pidiendo la retirada del proyecto. A ellos se sumaron el pasado 16 de diciembre mediante la Declaración de Alsasua, 500 personas relevantes en sus ámbitos de trabajo de las zonas afectadas; personas de reconocido prestigio en el ámbito de la salud, la cultura, la educación, el deporte, el asociacionismo, profesiones liberales o técnicos municipales. Las asambleas de vecinos de estos veinte pueblos creen que ha llegado la hora de tomar el relevo y de que se oiga también la voz del pueblo, porque está en juego no sólo la salud, el medio ambiente, el paisaje o su propio desarrollo, sino el futuro que van a dejar a las generaciones venideras, máxime cuando se trata de un proyecto que no es necesario excepto para aumentar los beneficios ya cuantiosos de la empresa promotora y de las multinacionales que nos están llevando a otra nueva burbuja, esta vez la burbuja eléctrica.

También dejaron claro, que esta es una iniciativa popular que parte de las asambleas celebradas por los vecinos, no de sus ayuntamientos, y que para velar por la limpieza y transparencia del proceso de consulta, así como para determinar los aspectos técnicos de la misma, se constituirá una Comisión de Seguimiento compuesta por personas referenciales de reconocido prestigio en su campo de actuación, que se dará a conocer los próximos días.

Por último, animaron a las mujeres y los hombres comprometidos con el futuro de sus pueblos y el derecho a vivir dignamente en ellos, a reivindicar un desarrollo democrático del ecosistema, que basándose en las necesidades reales de la población y el derecho a decidir sobre nuestro futuro, respete el territorio y posibilite la armonía y el equilibrio de las actividades económicas con la salud pública y el entorno natural, impulsando y participando en esta consulta popular.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada