2013/04/06

Prohíben un acto antifranquista por considerarlo "apología del terrorismo"

La asociación de victimas del golpe de estado, de la represión y del régimen franquista Ahaztuak 1936-1977 ha denunciado la prohibición por parte de la Delegada del Gobierno español en Navarra, Carmen Alba, del acto público que el próximo martes día 9 de Abril tenían previsto realizar en memoria y homenaje a Jokin Artajo, a Alberto Asurmendi y a todos los luchadores antifranquistas. En su lugar, ofrecerán una conferencia en Zabaldi.



Al igual que ya hicieran el pasado año al prohibírseles el acto que pensában realizar en homenaje de esto dos jóvenes navarros muertos durante el Franquismo, califican esta prohibición como "un ataque a la libertad de expresión" y "una clara ofensa a la Memoria y al derecho a la Verdad de estos luchadores antifascistas".


Ahaztuak vienes haciendo diferentes actos de homenaje a los resistentes vascos antifranquistas y a los antifascistas y demócratas asesinados entre 1936 y 1975. Dentro de esa dinámica en el año 2009 trataron de homenajear a Jokin Artajo y Alberto Asurmendi. Dicho homenaje fue prohibido alegando que Artajo y Asurmendi eran militantes de EGI, incluidos entre los militantes fallecidos de ETA, y que el homenaje favorecería su conducta y motivaría victimismo hacia los terroristas. Desde la Audiencia Nacional se amenazó con la apertura de diligencias previas, ante lo que decidieron suspender el acto. En el año 2011 el acto se celebró con absoluta normalidad y sin ninguna alteración del orden público. Pero el pasado año se produjo una nueva prohibición, basada en que Artajo y Asurmendi eran militantes de EGI, organización juvenil “cercana al PNV, entonces ilegal”. En aquellos años excepto la Falange Española Tradicionalista y de las JONS -el Partido Único fascista- todo lo demás era ilegal.

Nuevamente, la Delegación del Gobierno en Navarra ha denegado el permiso para realizar el próximo martes día 9 de Abril el acto en memoria de Jokin Artajo, Alberto Asurmendi y todos los luchadores antifascistas, aduciendo que “estas personas militaban en el momento de su fallecimiento en la organización EGI, cuyos disidentes entre los que se encontraban estas personas aludidas, constituirían la organización criminal ETA, organización que asume como propios a los ahora citados Artajo y Asurmendi” y aduciendo también que los nombres de Artajo y Asurmendi aparecen “en un video editado por la organización terrorista ETA, con ocasión del Gudari Eguna, en el año 2004”. En base a estos argumentos concluye la delegación del Gobierno en Navarra que la realización de este acto “favorecería su comportamiento, justificando públicamente la conducta delictiva de estos. En definitiva, este hecho pudiera ser constitutivo de los delitos de enaltecimiento o apología del terrorismo, siendo el referido acto previsto ilegal conforme a la legislación penal”.

Ahaztuak quiere recordar que "en 1936 hubo un golpe de estado fallido, contra el legal y democráticamente elegido gobierno de la II República y nuevamente parece necesario recordar que, a raíz de ello, se soportó una guerra de tres años y una dictadura de casi 40 años, con sus trágicas consecuencias de asesinatos, cárcel, exilio, tortura y represión en general". Durante la guerra, en 1937, se suprimió la democrática Constitución republicana y, entre otras cuestiones, se ordenaba la disolución de todos los partidos, salvo la Falange Española Tradicionalista y de las JONS (Decreto de Unificación), y se prohibía la formación de nuevos partidos. Esta situación, de falta de libertades, que se prolongó durante toda la dictadura, tuvo respuesta desde las organizaciones y partidos políticos, utilizando diferentes instrumentos en la lucha por la restitución democrática. "EGI, como las demás organizaciones, es una de esas respuestas desde la clandestinidad", concluyen desde Ahaztuak.


Ahaztuak recalca que EGI y ETA "no eran lo mismo. A no ser que se quiera aplicar, con carácter retroactivo, la extendida teoría que hoy llega hasta las Plataformas Contra el Desahucio de “todo es ETA”. Ahaztuak considera que se trata de transmitir que la lucha antifranquista "era un comportamiento delictivo y que las personas que se oponían a un régimen dictatorial eran terroristas".


Ahaztuak cree que a Carmen Alba Orduna "le traiciona el subconsciente" cuando con sus argumentos y su prohibición "pretende seguir definiendo la lucha antifranquista como terrorismo". Por ello denuncian que "la utilización de los argumentos de la ilegalidad franquista para prohibir un homenaje a luchadores demócratas, antifascistas y por tanto antifranquistas no es solo una flagrante contradicción, sino un insulto a la memoria de Artajo y Asurmendi". 
Ahaztuak denuncia que desde el “modelo español de impunidad” para los crímenes del franquismo y "desde sus servidores e impulsores" lo que se pretende con prohibiciones como esta es "que los nombres y la lucha de luchadores como Jokin Artajo y Alberto Asurmendi sigan siendo parte de una “historia olvidada”, como garantía de la impunidad franquista", y critica que esto se produzca en una ciudad donde todos los meses en la cripta del “monumento a los caídos”, propiedad del arzobispado, se hace apología franquista, homenajeando a Mola y Sanjurjo, cuyos restos ahí continúan.

Ahaztuak confirma que seguirán con la recuperación de la memoria y promoviendo homenajes a los luchadores antifranquistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada