2013/04/20

Opinión: "Incomprensible retirada de simbología franquista en Baztán"

Patxi Belasko, Carlos Otxoa y Maite Mangado, en nombre de “Ahaztuak 1936-1977”

Mentiríamos si dijéramos que nos sorprende, pero no deja, por ello, de ser insultante. En Nafarroa aún quedan, que tengamos contabilizados, más de 20 pueblos que siguen manteniendo la “laureada”, y más de 10 en los que, con monolitos y placas en las entradas de las iglesias, rinden homenaje a los “caidos por Dios y por la Patria”.



Y que decir de Iruñea. Diferentes laureadas, entre ellas, la más conocida, la de la propia Diputación. El edificio del “Monumento a los Caidos”, con una clara apología del franquismo en las pinturas de la cúpula y una cripta con los restos de Mola y San Jurgo. Un espacio reservado en el cementerio, con 432 tumbas de golpistas, presidido por un mausoleo en el que se ha suprimido la inscripción “Por Dios y por la Patria”, pero manteniendo las fechas 1936-1939, además de variada simbología franquista en las cruces. Nombres de calles y de escuelas como la de “Víctor Pradera”, y, en fín, una larga lista que incumple claramente la legalidad, tanto en lo referente a la “Ley de la Memoria Histórica”, como a la “Ley de Símbolos de Navarra”, aprobada por el parlamento en 2003, y que, pasados 10 años, tenemos que seguir reclamando su cumplimiento.

En una comunidad en la que padecemos esta situación, nos despertamos un día con la noticia del enfado de númerosos vecinos con el Ayuntamiento de Baztan, por la orden dada de retirar un monolito.

Un monolito que, según la versión del periodista, parece inócuo. Un monolito en recuerdo de quienes formaron parte del antiguo centro educativo de Lekaroz. Pero habría que explicar que, el monolito en cuestión, era el que homenajeaba al alumnado franquista del centro, y que posteriormente fue reciclado, pasando de símbolo franquista a símbolo religioso.

¿Nos encontramos, por lo tanto, frente a un símbolo franquista? Por pura lógica deberíamos concluir que no. Pero, de la misma forma que el periodista en cuestión nos informa del malestar de algunos vecinos, que consideran inconcebible e incomprensible la retirada del monolito (no vimos tanto motivo de indignación cuando derribaron el edificio), podría haber reflejado, también, la satisfacción de muchas otras personas que consideran tiempo más que suficiente, los casi 38 años que han pasado desde la muerte del dictador, como para tener que estar soportando, ni un minuto más, la presencia de toda esta parafernalia franquista en nuestro entorno y en nuestras vidas.

Nostálgicos del régimen franquista los ha habido y los hay, no nos cabe la menor duda, pero lo que no nos parece de recibo es que, desde los propios medios de comunicación, se les de alas. Son conocidos algunos casos de reciclaje y camuflaje de símbolos que no pueden ocultar esa pátina fascistoide: escudo de Nafarroa con la laureada, colocado en la entrada de acceso al “Parque del Mundo” del barrio de la Txantrea (en vez de retirarlo se ha ocultado), la inscripción “Navarra, a sus muertos en la cruzada” oculta pero que también se mantiene, en el “Monumento a los Caidos”, o la artimaña que se buscaron en el Ayuntamiento de Iruñea para no modificar el nombre de la Plaza Conde de Rodezno.

Desde “Ahaztuak 1936-1977” felicitamos al ayuntamiento de Baztan por la iniciativa tomada e invitamos al resto de ayuntamientos a que hagan lo mismo, hasta conseguir que no quede ningún motivo de exaltación de aquel régimen que tanta muerte, sufrimiento y miseria supuso. Y hablamos de la desaparición total de la simbología franquista, no solamente por imperativo legal, que también, sino por salud democrática. Conozcamos toda la verdad para que algún día podamos decir que se ha hecho justicia y se ha reparado el daño causado. Sabemos que el camino que nos queda, por desgracia, no es corto ni fácil, pero iniciativas como la del ayuntamiento de Baztan ayudan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada