2013/03/30

Muere el preso Xabier López Peña en un hospital de París

El preso político vasco Xabier López Peña ha fallecido tras permanecer hospitalizado desde el 11 de marzo en París después sufrir un infarto y un posterior derrame cerebral, según han confirmado Herrira y Etxerat. A pesar de que ha muerto a las 1.00 de la pasada madrugada, a la familia no se le ha informado hasta las 13.00, cuando ha acudido a visitarle. El galdakaoztarra tenía 54 años y estaba encarcelado desde mayo de 2008.




Via naiz.info
Xabier López Peña ha fallecido en el hospital Pitié-Salpêtriere de París, donde estaba ingresado desde el pasado 13 de marzo. Según ha informado Etxerat, a pesar de que el fallecimiento se ha producido a la 1.00 de la madrugada, sus familiares han tenido conocimiento de ello a las 13.00, cuando han acudido a visitarle.

El galdakaoztarra, que anteriormente ya había tenido problemas cardiovasculares, fue trasladado el pasado día 11 al hospital Corbeil-Essonne desde la prisión de Fleury, tras sufrir un infarto, pero la noticia no trascendió hasta el martes pasado. Dos días después fue trasladado al hospital Pitié-Salpêtriere, donde fue intervenido quirúrgicamente. Allí sufrió un derrame cerebral, lo que agravó su estado de salud y ha derivado en su fallecimiento.

A la espera de recabar más información y los informes médicos pertinentes, Etxerat ha denunciado el proceder «difícil de entender» que tanto desde la cárcel de Fleury como desde el hospital Pitié-Salpêtriere han mantenido hacia familiares y allegados del galdakaoztarra, «al silenciar en todo momento su estado, incluido su fallecimiento, y dificultar las visitas y el contacto con Xabier».

Por su parte, Herrira ha expresado su apoyo y sus condolencias a la familia de López Peña y a sus allegados.

Xabier López Peña era natural de Galdakao y tenía 54 años. Estaba en prisión desde mayo de 2008, cuando fue arrestado en un piso de Burdeos junto a Jon Salaberria, Igor Suberbiola y Ainhoa Ozaeta. Se le situó en la recta final de las conversaciones mantenidas por ETA y representantes del Gobierno español entre 2005 y 2007.

Tras la detención, al ser sacado y llevado a la vivienda para los registros, López Peña forcejeó con los policías y lanzó consignas contra «la situación de excepción», por la libertad de Euskal Herria y en favor de ETA. Esta imagen tuvo gran repercusión, al igual que la que le mostraba haciendo la señal de la victoria rodeado de agentes.

Segundo preso fallecido en marzo
Xabier López es el segundo preso vasco que fallece este mes. El pasado día 14, el getxoztarra Anjel Figueroa fue hallado muerto en su domicilio de Algorta. Figueroa sufría una enfermedad grave e incurable y salió de la cárcel de Langraiz en 2008, en régimen de prisión atenuada, para continuar cumpliendo la condena en su domicilio.

Comunicado íntegro de Herrira
"La muerte de Xabier López Peña vuelve a poner en evidencia las fatales consecuencias de una política penitenciaria que vulnera derechos elementales y que introduce a las y los 600 presas y presos políticos vascos en una terrible y constante ruleta rusa. La política penitenciaria genera un inmenso sufrimiento y dolor en miles de personas. Y es que precisamente cuando la sociedad vasca ansía dejar atrás las violaciones de derechos y que no vuelva a existir ninguna muerte más a consecuencia de un conflicto que se ha alargado durante demasiado tiempo, la política penitenciaria sigue matando.

Una triste realidad cimentada en unas políticas y medidas de excepción que vulneran derechos y agotan las vidas de los presos y presas. Dispersión, aislamiento, unas condiciones de vida deplorables, alargamiento de las condenas, agresiones, maltrato, asistencia sanitaria deficiente, mantener a presos y presas gravemente enfermos en prisión… Unos macabros ingredientes que por desgracia conforman un cóctel mortal.

Marzo de 2013 ha mostrado con total crudeza las consecuencias irreversibles de la política penitenciaria. Las muertes de Xabier López Peña y Ángel Figueroa a consecuencia de gravísimos problemas de salud, el accidente sufrido por dos amigos del preso Jabi Martínez Izagirre a su regreso de una visita en Jaén o las agresiones sufridas por Xabier Aranburu, Oskar Barreras o Arkaitz Bellón son una brutal prueba de ello.

Actualmente son 15 las y los presos políticos vascos que sufren graves enfermedades. Hablamos de diagnósticos como cáncer, esclerosis múltiple o esquizofrenia. Así las cosas, la liberación de estas personas supone la única garantía para que reciban un tratamiento sanitario adecuado y casos como los de Figueroa y López Peña no se vuelvan a repetir.

La sociedad vasca exige soluciones, respeto a todos los derechos humanos, el cambio de la política penitenciaria y construir conjuntamente la resolución y la paz. En ese camino, el mantenimiento de una política penitenciaria supone un inmenso obstáculo de trágicas consecuencias. Por ello, al igual que ocurrió en las impresionantes movilizaciones de Baiona y Bilbao, Herrira considera imprescindible seguir activando compromisos y ofreciendo una respuesta social amplia a una vulneración de derechos que golpea de lleno el corazón de miles de personas y bloque la resolución. Recogiendo el mandato de la sociedad vasca, Herrira trabajará sin descanso para que casos como el de Angel Figueroa o Xabier López Peña no se vuelvan a repetir jamás y se ponga fin a la cruel política penitenciaria vigente.

Finalmente, Herrira puede anticipar la convocatoria de dos movilizaciones para denunciar lo sucedido y exigir que no vuelva a repetirse. La primera de ellas será mañana, 31 de marzo, a las 20:00 en la Benta Plaza de Basauri y la segunda será el lunes a la misma hora en la Zamakoa Plaza de Galdakao.

3 comentarios: