2013/03/22

#CAN El Gobierno de Navarra no hizo ni una sola inspección a Caja Navarra

Según ha publicado Kontuz en su página web, entre 2002 y 2012, años del mandato de Goñi y Sanz, sólo se hizo una inspección, en 2004, y la hizo el Banco de España con un resultado muy crítico a la gestión de la Caja.



Mientras en el seno de la CAN se instalaba la cultura de las dietas, de los presuntos créditos blandos a los miembros del Consejo de Administración, de las polémicas inversiones en empresas cercanas a altos responsables de la Caja o del Gobierno de Navarra, éste miraba para otro lado. Lejos de controlar lo que se estaba haciendo en la CAN, como estipulaban los estatutos de la propia entidad y como había quedado fijado en las competencias del Ejecutivo, el gabinete presidido por Miguel Sanz se limitaba a dar el visto bueno a la distribución de resultados y al Presupuesto de la Obra Social a través de la Dirección General de Economía.

Los informes que recibían el visto bueno del Gobierno son los mismos que elaboraba la Caja y respaldaba Sanz como presidente de la misma y como responsable de la Comisión Ejecutiva. Igualmente, los textos respaldados por Economía, habían sido previamente informados de forma positiva por la Comisión de Control de Caja Navarra, órgano que presidía Yolanda Barcina.

La importancia del documento que Kontuz cuelga hoy en su web es que demuestra esa presunta dejación consciente de la responsabilidad de inspección que recaía en el Gobierno y que, de haberse ejecutado, podría haber impedido la ruina de Caja Navarra. Esta es la base de los cargos de prevaricación por omisión por los que están siendo investigados Enrique Goñi y Miguel Sanz, y es también la base de los cargos de cohecho por los que podrían ser inculpados. Ese cohecho consistiría, básicamente, en que a cambio de no ejercer la potestad de inspección sobre la gestión de la caja, los políticos implicados se beneficiarían, entre otras cosas, de las famosas dietas y los llamados créditos blandos.

Por último, Kontuz desea aclarar que si Yolanda Barcina aún no está incluida por el momento en esta causa que podría derivar en su imputación, se debe única y exclusivamente al hecho de que es aún aforada y, de ser imputada, el caso iría al Supremo. "Lo que habría que recordarle a la señora Barcina es lo que le acaba de pasar al señor Sarkozy, imputado en el caso Bettancourt porque ha dejado de ser presidente de la República Francesa. Si tan segura está de su inocencia, la señora presidenta, cuestionada por la mayoría de la sociedad navarra y la mitad de su partido, debería quitarse el blindaje jurisdiccional que le otorga su cargo, dimitir y dar explicaciones ante la justicia navarra", dice Kontuz.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada