2012/12/11

La empresa que fundó una ex consejera de UPN acumuló deudas superiores a 300.000 euros con la Hacienda Navarra y la Seguridad Social

Las deudas con la Hacienda Navarra contraidas por la empresa que fundó Laura Alba, parlamentaria de UPN entre 2003 y 2011 y consejera de Obras Públicas a partir del 2007 hasta el 2011, han prescrito porque no pudieron localizar a tiempo a ningún rsponsable de la empresa. El caso se desvela en el documental "Los Trileros de Navarra (primera parte de la trilogía "¿Quién se ha llevado los dineros?") que hoy se ha presentado ante la prensa.




La historia es muy sencilla, aunque quizás dificil de entender. Laura Alba, ex consejera de UPN y parlamentaria por este partido entre 2003 y 2011, fundó en 2001 una empresa de contenidos formativos para el autoaprendizaje de inglés llamada E-learning Channel. Esta empresa comenzó a acumular deudas con la Seguridad Social, el Ayuntamiento de Iruñea y el de Berrioplano por un montante de más de 58.000 euros. No pagaban el IAE de estos ayuntamientos ni otros impuestos de la Seguridad Social.
Sin embargo, el mayor escándalo ocurrió posteriormente. Sodena, empresa pública navarra dedicada a apoyar proyectos empresariales, avaló con 235.000 euros a E-learning Channel. Pero esta empresa no cumplió las condiciones del aval y Sodena le reclamó la devolución del dinero, que con los intereses correspondientes, llegaba casi a los 290.000 euros. Sin embargo, ni desde Sodena ni desde Hacienda Navarra pudieron encontrar, misteriosamente, a ningún responsable de la empresa. No pudieron tener acceso a ninguna de sus cuentas, ni contactar con ninguno de sus responsables para solicitarles la devolución del dinero. Durante varios años, E-learning Channel desapareció del mundo y la deuda con Navarra quedó prescrita.

Alba abandonó E-learning Channel en el año 2003, justo en el momento en el que entró como parlamentaria de UPN. Para aquel momento, la empresa ya acumulaba ciertas deudas, pero fue posteriormente, cuando ella ya ocupaba un cargo público, cuando le fue dado el aval a la empresa que ella había fundado. Los criterios que maneja Sodena para ofrecer este tipo de avales no son conocidos, pero está claro que no son muy estrictos si se conceden a empresas que acumulan tales deudas con ayuntamientos navarros y con la propia Seguridad Social. Y es más extraño todavía que no se pudiera localizar durante años a ningún reponsable de la empresa cuando una de sus antiguas fundadoras era Laura Alba, en ese momento nada más y nada menos que la flamante consejera de Obras Públicas del Gobierno de Navarra. Tan sólo una decena de metros separaba los despachos de la Hacienda Foral Navarra del Departamento de Obras Públicas del Gobierno de Navarra. Podían haberse al menos dado un paseo y haberse entrevistado con Laura Alba. Quizás ella les pudiera haber ayudado a encontrar a quienes en ese momento eran deudores de las arcas públicas.

48 millones en perdidas
Los perjudicados de toda esta historia, de nuevo, la ciudadanía navarra, que ha perdido miles de euros por una mala inversión de Sodena y por la incapacidad o desidia de la Hacienda Foral de Navarra a la hora de identificar a los actuales responsables de E-learning Channel y hacerles devolver el dinero que en su día se llevaron y que, al parecer, no utilizaron debidamente. De hecho, Sodena, según Navarra Confidencial, ha realizado unas inversiones nefastas, ya que ha perdido hasta 48 millones de euros en este tipo de operaciones. Dinero público en manos privadas, un buen negocio para unos pocos y una desgracia para la mayoría de Navarra.
Ahora, Laura Alba, que dejó de ser parlamentaria y consejera de UPN en 2011, está ligada al CEIN, donde ocupa un asiento en su consejo de administración, cobrando por ello suculentas dietas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada