2012/02/08

El Ministerio fiscal pide casi 28 de cárcel para los once imputados por el txupinazo de 2010

El Ministerio Fiscal reclama una pena de 5 años y 3 meses de prisión para el joven K.S.G., acusado del lanzamiento de la botella que hirió de gravedad a un vecino de Madrid durante el txupinazo de los Sanfermines de 2010. Y solicita penas de 27 meses de cárcel para cada uno de otros diez acusados, por sendos delitos de desórdenes públicos y atentado contra agentes de la autoridad.
Por su parte, la acusación particular, que representa al joven madrileño herido en los incidentes, eleva las peticiones a 11 de cárcel para cada uno de los diez imputados por desórdenes y atentado, y otros 17 para el joven al quien acusan de ser autor del botellazo.
Según el relato de hechos contenido en el escrito de calificación provisional, sobre las 11.40 horas del 6 de julio de 2010, un grupo de personas introdujeron una ikurriña de grandes dimensiones en el txupinazo. En la plaza había un dispositivo de la Policía Municipal de Pamplona "cuyo objetivo era impedir la introducción en la plaza del Ayuntamiento de objetos peligrosos, pancartas o banderas de gran tamaño o material con contenido político para evitar incidentes entre los asistentes". Según el relato fiscal, cuando los agentes de la Policía Municipal se acercaron para retirar la ikurriña, ese grupo de personas opusieron fuerte resistencia, "forcejeando con los agentes, lanzando patadas y puñetazos e increpándoles con expresiones como munipas, txakurras, hijos de puta..., tratando de impedir la actuación policial".



Galería de fotos de los incidentes provocados por la Policía Municipal.

Una vez que los agentes consiguieron hacerse con la bandera, continúa el relato de la Fiscalía, trataron de retirarse por la calle Calceteros, "momento en el que el referido grupo, y entre ellos todos los acusados, les lanzaron botellas, poniendo en serio peligro a la multitud de personas que se encontraban allí congregadas y alterando gravemente el normal desarrollo de la actividad festiva". Como consecuencia de estos altercados, seis agentes de la Policía Municipal sufrieron diferentes lesiones, para los que el Ministerio Público demanda una indemnización conjunta de 1.530 euros.
El escrito de calificación precisa que K.S.G., lanzó una botella de champán "sabiendo que al ser inicio de las fiestas, la calle estaba abarrotada". La botella impactó en la cabeza del joven madrileño José Carlos Arranz Rosa, causándole "graves lesiones" cerebrales, que le supusieron estar hospitalizado 47 días, además de 426 días de curación y diversas secuelas. Por estos hechos, el Ministerio Público reclama que el acusado indemnice al herido con una cantidad total 151.822 euros.

Los imputados por los incidentes del txupinazo de 2010 responsabilizan al ayuntamiento y piden el archivo de la causa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada