2012/01/18

Un año desde el cierre de Apurtu.org

Entrevistas a Pitu
"Eramos testigos incómodos de la violencia estatal. Ese es nuestro único delito"
"Estoy pagando una pena de prisión sin que ni siquiera me hayan condenado"

PituEtxera!txiki

Había una vez en Navarra una web que asumió el compromiso de aventar los trapos sucios de esta democracia tan sui generis. Era un altavoz para denunciar las torturas, la guerra sucia, los abusos policiales, la cruel y chantajista política penitencia que se aplica a los presos y presas políticas vascas. Y era también un foco de luz sobre este lodazal en el que navegan nuestros derechos civiles y políticos: ilegalizaciones, pucherazos electorales, prohibiciones de actos, cierre de medios de comunicación, multas, agresiones, vetos, censuras…
Salvando las distancias y el formato, era el wikileaks a la navarra: hablar de lo que otros callan, hurgar en las cloacas del sistema, mostrar lo que nos quieren ocultar, abordar los asuntos reservados, los temas calientes, lo prohibido, lo políticamente incorrecto. Todo esto en un escenario en el que la autoridad acostumbra a cortar las alas a quienes cuestionan la versión oficial.

NIK ERE

Efectivamente, estamos hablando de Apurtu.org. Estamos hablando de Ohiana, Edurne, Koldo y Pitu, sobre quienes lanzaron todo un regimiento militar y una infame campaña de mentiras, los tuvieron cuatro días incomunicados y hace exactamente un año vivíamos en la incertidumbre de si los estarían torturando.
Muestras de solidaridad con Apurtu.org
Afortunadamente, en esta ocasión no fue así, más allá de que una detención en estas circunstancias es ya de por sí un maltrato y una agresión injustificable. Para redondear el atropello, el juez Grande-Marlaska emitió un auto decretando el “bloqueo preventivo” de la web por espacio de cuatro meses, además de la clausura de los canales de video en Youtube, el perfil de Facebook, la cuenta de Yahoo… De hecho, Apurtu.org desapareció de la red, y las semanas siguientes fueron cayendo el resto de las fichas de la censura.
Fue otro cierre “preventivo” de un medio de comunicación, otro altavoz apagado por el griterío ultra de que “todo es ETA”, otro sabotaje al derecho que tenemos todos y todas a informar y ser informadas en un ámbito de libertad de expresión, donde el delito no sea denunciar las torturas sino torturar.
Ante esta situación, la única opción posible era ponerse a trabajar en un nuevo proyecto que ocupara el hueco dejado por el anterior, algo que en el espacio comunicativo vasco ya se ha convertido en ritual, en acto reflejo. Por eso, tras la redada policial, un grupo de periodistas navarros y varios colectivos de comunicación popular decidimos poner en marcha Ateak Ireki, con la que pretendemos hacer nuestra aportación para la superación definitiva de todas las situaciones de vulneración de derechos humanos, civiles y políticos que se están produciendo contra ciudadanos y ciudadanas navarras.


Lo que supuso Apurtu.org
Queremos añadir otro elemento que nos parece importante: aparte e independientemente de sus contenidos, Apurtu.org supuso una innovación en cuanto al estilo comunicativo, al modo de entender la información, al uso de las nuevas tecnologías.
Pitu supo adoptar un modelo que es sin duda el que marca el futuro de la comunicación: aparecía a las ruedas de prensa o a los actos públicos con su moto y su tramoya de hombre orquesta: cámaras de foto y video, trípode, grabadora, portátil, y a la hora siguiente ya estaba toda la información en la web, y al poco colgaba el video. Por eso el proyecto tuvo el éxito que tuvo. Los principales diarios vascos empezaron a incorporar video-reportajes en sus ediciones digitales varios años después de que lo hiciera Apurtu, que era siempre el medio más rápido a la hora de difundir la información de la que se ocupaba, y el que la ofrecía en más formatos.
Pitu nunca pisó una facultad de periodismo, y quizá por eso vio tan claro por dónde venían las nuevas claves: ser pequeño, ser inmediato, ser multimedia, trabajar y comunicar en red. Estaba siempre un paso por delante, y cuando lo detuvieron ya se estaba especializando en retransmisiones en directo por Internet.
Por todo esto se lo llevaron, y desde entonces lo mantienen secuestrado, dispersado y sin derechos. Pitu, como tantos y tantas, es rehén político de un Estado que no se atreve a confrontar con el independentismo, y por eso se vale de la represión para retirar de la circulación a quien les molesta.
Por eso, desde Ateak Ireki os animamos a seguir trabajando por la libertad de Pitu y del resto de las personas detenidas, y llamamos a acudir a la manifestación que se celebrará en Noain este sábado a las 17.30 desde la Casa de Cultura.

prentsaurreko1

En el centro de la imagen, Miguel Angel Llamas "Pitu" y Koldo García, otro de los detenidos, junto a varios periodistas vascos que salieron al paso de la criminalización de Apurtu.org dos años antes de su cierre.

Hemeroteca 2009 (primeros ataques contra Apurtu.org)
Campaña de criminalización de Apurtu en ABC
Profesionales de diversos medios muestran su apoyo a Apurtu.org (mayo de 2009)

Hemeroteca 2011 (solidaridad tras el cierre de Apurtu)
Periodistas navarros suscriben un manifiesto por la libertad de expresión y muestran su preocupación por los detenidos
Lista provisional de periodistas firmantes
Tod@s somos Apurtu, manifiesto de medios alternativos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada